Alerta IMSS Sonora sobre los riesgos del consumo excesivo de refrescos

Incrementa la posibilidad de padecer enfermedades crónico degenerativas como sobrepeso, obesidad, hipertensión y diabetes, entre otras
Refrescos azucarados.

El Instituto Mexicano del Seguro Social en Sonora alerta sobre los riesgos a la salud que representa consumir refrescos de manera excesiva, ya que incrementa la posibilidad de padecer enfermedades crónico-degenerativas como sobrepeso, obesidad, hipertensión y diabetes.

El coordinador delegacional de Nutrición, Fredy Nava Raygoza, informó que es común para la población acompañar sus alimentos con refresco, pero su ingesta frecuente les puede llevar a padecer osteoporosis, caries, gastritis, insomnio, problemas renales y alteraciones en el sistema nervioso.

"Es necesario cambiar este mal hábito por un estilo de vida más saludable, pues el exceso en el consumo de los componentes de las bebidas gaseosas pueden perjudicar distintos órganos del cuerpo, principalmente el azúcar, ya que en altos niveles puede causar una resistencia a la insulina", indicó.

El refresco contiene como uno de sus elementos el fósforo, el cual minimiza la absorción del calcio en los huesos y con ello predispone a padecer osteoporosis o bien, piedras en los riñones; también se encuentra el sodio que puede provocar hipertensión y la cafeína que altera el sistema nervioso.

A través del programa PrevenIMSS, el Seguro Social orienta a los derechohabientes sobre la manera correcta de realizar una dieta balanceada que incluya todos los grupos alimenticios y reduzca el consumo de productos procesados, además promueve realizar mínimo 30 minutos de ejercicio diario.

"Es muy importante la ingesta de frutas, verduras, cereales, pescado, pollo, jamás sustituir el agua natural por bebidas azucaradas ni gaseosas y así evitar problemas de salud, urge concientizar a la población sobre el daño que provocan los refrescos a futuro en su bienestar", expuso.

El especialista también recomendó a la hora de la ingesta de alimentos, sustituir los refrescos por aguas de sabor preparadas con frutas naturales de la temporada, ya que esto resulta mucho más saludable al favorecer la digestión y promover estilos de vida más saludables en toda la familia.