Sugiere IMSS Sonora refrigerios saludables a niños escolares

El objetivo es prevenir y combatir los altos índices de sobrepeso y obesidad en la entidad

El Instituto Mexicano del Seguro Social en Sonora recomienda a los padres de familia incluir refrigerios saludables a los niños en etapa escolar, con la finalidad de prevenir y combatir los altos índices de sobrepeso y obesidad que persisten en la entidad.

El coordinador delegacional de nutrición, Fredy Nava Raygoza, expuso que en este regreso a clases existen recomendaciones nutricionales importantes que los padres deben considerar para evitar problemas metabólicos en sus hijos.

"Hay niños que desde la etapa pre escolar ya presentan resistencia a la         insulina, colesterol y triglicéridos, los padres de familia deben promover una alimentación saludable en sus niños, como el plato del buen comer, que incluye frutas, verduras, cereales y agua natural", explicó.

El titular del área de nutrición aconsejó tomar en cuenta las preferencias      alimenticias de los niños para hacerlos partícipes de su dieta, para que no   sientan que los padres les imponen consumir ciertos platillos o vegetales.

Recomendó elaborar un programa de desayunos y refrigerios para cada día de la semana, a fin que no haya pretexto para que el menor no realice alguno de éstos y conlleve a que le tengan que dar dinero y realice compras de alimentos con alto contenido energético, azúcares o grasas en la tienda escolar.

"Un aspecto importante es que los niños deben ir a clases desayunados, pues es el principal alimento del día que les aportará los nutrientes necesarios para desarrollarse en lo escolar, tendrán mejor rendimiento y no van a sufrir          largos periodos de ayuno con el riesgo que sufran baja de glucosa", señaló.

Nava Raygoza indicó que el refrigerio debe ser una pequeña cantidad de     alimentos que van de 216 a 363 calorías, como yogurt bebible o lácteos      fermentados, frutas, vegetales rayados o sometidos a cocción y los jugos de deben ser bajos en azúcar y aportar cierto contenido de pulpa.

Mientras que el desayuno debe incluir un alimento de origen animal con uno vegetal, entre éstos avena, huevo, calabaza, ejote, espinaca, platillos           elaborados con soya, galletas integrales o de fibra y de nueva cuenta añadir una fruta y vegetales.