Reforma 12

A bajar de peso

NAVOJOA, SONORA. Al término  del periodo vacacional  decembrino y de un año más,  se impone hacer un recuento de los logros obtenidos en lo personal, familiar, profesional y social, etapa que pareciera carecer de importancia pero que implica  una gran responsabilidad.

Y es que, la llegada de un nuevo año encierra   una serie de metas a corto, mediano y largo plazo, al menos para quienes  han formulado un plan de vida en donde   el cuidado de la salud  representa  una de sus prioridades en virtud que,  sin salud  difícilmente se pueden alcanzar tales propósitos.

Para nadie es un secreto que con  la llegada del año nuevo  también llegan  propósitos que  muchas de las veces se cumplen y otras no por variables  que  sólo el lector sabe porque. No obstante, entre los primeros deseos figura  perder los kilos  de peso que se acumularon  en las fiestas decembrinas, de año nuevo y de día de reyes.

El sector salud alertó que  en el mes de diciembre hombres y mujeres suben  de 3 a 5 kilos por comer pavo, bacalao, romeritos, y alimentos propios de la temporada, así como por beber refrescos y bebidas alcohólicas que, a querer y no, ponen en riesgo la salud principalmente  cuando existe sobrepeso, obesidad, síndrome metabólico o en el peor de los casos, enfermedades crónico degenerativas.

La principal medicina para atacar la obesidad es establecer una serie de medidas preventivas como son: combatir el sobrepeso, reactivar el ejercicio  y adoptar  una alimentación balanceada; según los especialistas en la materia como los médicos y nutriólogos, a quienes desgraciadamente se visita cuando el problema está presente y no  con anterioridad.

De acuerdo a los últimos reportes  de la Secretaría de Salud y ante los altos registros de sobrepeso, obesidad y otras enfermedades crónicas, que han aumentado el índice de morbilidad y mortalidad en Sonora, las autoridades sanitarias recomendaron  desde la víspera adelantar los propósitos de Año Nuevo y cuidar lo que comen, ya que de no hacerlo, los sonorenses corrían el riesgo de  subir hasta cinco kilos en el periodo vacacional decembrino.

No obstante las fiestas decembrinas, el problema que pareciera no tener consecuencias  en la salud de los llamados cariñosamente gordos o gordas según sea el caso, implica otros tantos que los tres niveles de gobierno están enfrentando desde distintas  áreas. Donde a decir verdad requieren en  principio de la participación  decidida de los pacientes  con obesidad, de  lo contrario poco pueden  hacer.

En síntesis, que  la llegada del año nuevo lejos de verse como un año más, se tome como una oportunidad  para alcanzar  en base a un plan  bien elaborado,  metas a corto, mediano y largo plazo, donde  el cuidado de la salud  reviste  gran importancia. 

 ¿Y cuál es la  mejor manera de empezar  por aprender a cuidar nuestro peso corporal?, la respuesta  la tiene  el nutriólogo.

 Amable lector, en el cuidado de su salud usted tiene la última palabra.

Por su atención gracias

Lic. En Nutrición Humana por la Universidad Estatal de Sonora, Unidad Académica Navojoa