Share |

Vertiente

¿De nuevo Chuy Félix por la alcaldía de Cajeme?.- Es el único que pondría orden en un PAN lleno de ambiciones.- Además, sobre su derrota en el 2015 prevalece el “sospechosismo” de triangulación de votos ejecutado por MC

¿De nuevo, Jesús Félix Holguín por la alcaldía de Cajeme?

Es posible.

Primero, porque vendría a poner orden en un PAN donde las ambiciones están desbordadas y nadie quiere ceder un ápice a favor de sus alternantes, aunque lleven la misma marca, pero pasando lista en diferentes grupos internos.

Segundo, debido a que los más de 45 mil votos que obtuvo Chuy Félix en la elección del 2015, fueron de carne y hueso, contra los 28 mil que logró Gustavo Almada, de los que el imaginario popular sospecha que fueron impulsados en una triangulación maestra, por parte de la cúpula priísta que le abría camino a Claudia Pavlovich, sobre todo en los municipios más importantes de la Entidad, para hundir al PAN.

Esas y otras premisas, permiten sostener que al PAN le urge aprovechar la experiencia de personajes de la talla del dos veces alcalde; pero también, la fortaleza que vienen demostrando aspirantes como Andrés Salas Sánchez, Rafael Delgadillo Barbosa, Emmanuel López Medrano, Martha Patricia Espinoza, Ana Luisa Aguilar, Nydia Rascón, Fructuoso Méndez, Kala Castro, Félix Rafael Silva, Marcos Fernando Icedo, Marcelino Pérez Arenas, Manuel Borbón Holguín, Héctor Rodríguez Camacho, entre otros militantes.

Panistas cargados de experiencia, que desde una perspectiva clara y sin egoísmos, porque sólo aspiran a que su partido levante la mira y no permita que lo rebasen a base de componendas, me comentan que se están generando en la cúpula del Frente que integran Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado, arreglos en lo oscurito, porque gente del MC Cajeme le  hablan al oído a Delgado Rannauro para que exija que el PAN dirigido por Rafael Delgadillo, se sume al MC de Gustavo Almada con todas y las condiciones que éste plantea, y convertirlo, por decisión frentista, en segunda fuerza en el municipio.

Por supuesto que tiene sentido lo que me expresan, porque en política todo es posible cuando se trata de buscar y lograr el poder por encima de cualquier circunstancia.

Por eso tal vez hace falta que un líder moral que no se ha jubilado en política como Chuy, dé un manotazo sobre el escritorio azul, pida papel y lápiz y organice la plataforma, la vanguardia de combate integrada por los mejores, los más representativos, capaces de garantizar votos y viables triunfos en el 2018, y luego exigir que la aprueben David Galván y Damián Zepeda, por encima del Frente y sus elucubraciones.

-Yo, con Chuy encabezando el movimiento electoral del PAN, me sumo –comentó, el domingo anterior, Andrés Salas.

¿Dirá lo mismo Rafael Delgadillo, quien no acepta unirse a nadie, sino que pide se incorporen a su proyecto personal?

¿Y en el PRI, qué pasa?

Bueno, ni sudan ni se acongojan, porque saben que llegarán a los comicios del 2018 siendo primera fuerza, y por ende, el partido a vencer.

Aunque,  sin duda, su posible triunfo, o la pérdida de la categoría de cabeza electoral, se sustentará en el tipo de candidatos que designe.

Quizás la única plataforma que le preocuparía enfrentar al PRI dirigido en Cajeme por Andrés Rico Pérez y Lourdes Portela, llegado el momento, sería la que algunos panistas le están pidiendo a Félix Holguín que encabece, porque sin duda el tricolor reconoce al PAN como segunda fuerza, pero con la seguridad de que ya lo han vencido con carro completo por dos ocasiones; lo mismo que a MC, Morena, PRD, institutos que apenas lograron durante las elecciones del 2015, respectivamente, 28 mil; 3 mil 319 y 2 mil 83 votos; contra 58 mil 92 del tricolor y sus aliados.

Le saludo, lector.