Share |

Vertiente

Primero Cajeme, dice Faustino.- Trabaja ya en el presupuesto 2018 que “deberá responder a la ciudadanía, no a los candidatos”.- Manlio no actúa contra la sabiduría popular, se nutre de ella, por ello su eficiencia en política

No elude sus responsabilidades presentes y futuras, el alcalde de Cajeme, Faustino Félix Chávez.

Su actitud es clara, definiendo primero su compromiso con el Municipio, sus familias, a pesar de que es, ahora, cabeza de uno de los grupos fuertes en la estructura de su partido, el PRI.

Primero, para Faustino, como debe de ser, como tiene que ser, está la comunidad que por decisión mayoritaria en las urnas, preside y se afana en llevar a puerto seguro, pese a las vicisitudes económicas que sacuden al país.

Y, con determinación, fija su postura sobre la dimensión y objetivos que deberá tener el presupuesto para su Municipio el próximo año, mismo que tendrá que “responder a los ciudadanos, no a los candidatos”, considerando que sobrevendrá en un año electoral.

Se dispone Faustino, con el respaldo solidario de los diputados Kiki Díaz Brown, Emeterio Ochoa, Brenda Jaime, Omar Guillén, Rafael Buelna Clark, y por supuesto apostando a la suma de voluntades de los legisladores federales Abel Murrieta, Sylvana Beltrones, Ulises Cristópulos, Susana Corella, Próspero Ibarra, quienes tienen, también, un compromiso con Sonora y sus municipios.

Su búsqueda es muy clara. Marcar como prioritarias obras que han esperado años y que son determinantes para el buen funcionamiento urbano, como el drenaje pluvial para algunas áreas, pavimentación, sifón del Bordo Prieto, entre otras de equipamiento fundamental.

Está listo, pues, para recorrer un camino que conoce porque también fue diputado federal, y propiciar el registro, junto con sus funcionarios Marcelo Calderoni, Silvia Jaime Serrano, Armando Alcalá, de proyectos nacidos desde Cajeme ante las respectivas comisiones de la Cámara Baja.

Cajeme se mueve. Faustino va en pos de lo que le pertenece a su Municipio, su gente, sabedor de que tendrá que ajustarse a las prioridades que reclaman miles, millones de mexicanos que sufrieron el golpe brutal de la naturaleza durante los aciagos días de septiembre que son ya, parte de la memoria colectiva del pueblo.

Y el alcalde lo hace con una premisa frontal e irrenunciable: “Responder a los ciudadanos, no a los candidatos”.

Manlio Fabio Beltrones, es –debe de reconocerse- uno de los políticos más completos en el país. El hecho de que otros integrantes de ese tejido de pasiones y ambiciones lo consideren nefasto, no le resta méritos, como es evidente.

Manlio, pues, caminó ayer por las calles de Hermosillo. Le dio el sol de frente. Apoyó, como buen padre, las inquietudes sociales de su hija Sylvana, quien instaló un bazar de la Fundación Beatriz Beltrones en apoyo de los damnificados por los sismos. Habló, con voz de sonorense, a veces con parábolas y otras utilizando conceptos claros y directos, ante integrantes de la Mesa Cancún de columnistas de la ciudad capital.

Y, claro, el tema político, el proceso de sucesión presidencial, los tiempos y circunstancias de la Entidad, fueron arroyos con tendencia a convertirse en ríos…

Lo cierto, pues, es que Manlio no juega, no se contrapone a la fuerza del sentido común de la sociedad civil. Por el contrario, de ella se nutre y se deja llevar por esa corriente espléndida y sabia que va definiendo y clarificando las cosas hasta llegar a puerto seguro…

Desde luego, Beltrones tiene mano para definir candidaturas en la Entidad dentro de su partido y de otros. Pero jamás ha actuado sólo. Siempre consulta y comparte responsabilidades. Y en este caso, lógicamente, lo hará con la gobernadora Claudia Pavlovich, con el dirigente estatal del PRI, su amigo Gilberto Gutiérrez Sánchez, con algunos empresarios sonorenses que tradicionalmente han participado en política.

De hecho, ya existen planteamientos iniciales de la citada plataforma priísta. Sigue, ahora, perfeccionarla. Depurarla. Analizar pros y contras, escuchando voces plurales, jamás bajo el estigma de la imposición, menos en estos tiempos, cuando un error de percepción en las mediciones populares de precandidatos, echaría a rodar un proyecto cuidadosamente diseñado.

Así actúa Manlio. Por eso muy pocos de sus objetivos han fallado. Sólo aquellos en que, después de prometerle y hasta jurarle respaldo, lo han dejado solo desde la cúpula de su partido convertido en Gobierno…

Le saludo, lector.