Vertiente

El PAN, facultado para nombrar candidato en el Frente.- Así lo expresó el presidente del Comité en Cajeme, Rafael Delgadillo.-  ¿Pero, tendrá valor el dirigente azul, de decírselo a Damián Zepeda y David Galván?

Sopesa Rafael Delgadillo, dirigente del PAN en Cajeme, que Damián Zepeda, secretario general de dicho partido en el país y el líder estatal David Galván, lo están obligando a que queme las banderas de su partido en el Municipio y, permita, se enarbolen las del Frente. Prácticamente entregando las fortalezas de su barca azul con tripulación y pasajeros, al MC.

Sintiendo, desde hace semanas esas presiones, a las que se suman ahora las del grupo de Rodrigo Ramírez Rivera (quien supuestamente controla al mayor número de militantes, y me dicen, maneja una estrategia para justificar los presumibles amarres que a espaldas de la directiva del PAN ha hecho con MC y PRD, lanzando la caballería familiar contra Jesús Félix Holguín, quien hoy por hoy está fuera del juego electoral, y no posee voz ni voto para promover alianzas o imponer candidatos), Rafael se atrevió, ante la insistencia de los reporteros que asistieron a la conferencia de prensa convocada por él, regidores y el diputado Luis Serrato Castell, a declarar que ante la eventual conjugación de un frente, su partido, el PAN, tiene la facultad de postular al candidato que representará a la coalición por la alcaldía de Cajeme.

Tal vez sea tardía la reacción de Delgadillo Barbosa, porque perdió mucho tiempo en sopesar la realidad política del Municipio y de Sonora. Y, a pesar de que existen activos de peso y valor dentro de su partido, dejó correr los meses buscando candidatos fuera de sus siglas. Incluso, promoviéndose él mismo. Y ahora, cuando corrobora su inmadurez política, se da cuenta del tamaño de las ambiciones que despierta la búsqueda del poder público; tejido en el que no importa traicionar a quien les tiende la mano; humillar a quien les abre caminos; denostar a quien no dejó morir a ese instituto político cuando era un cadáver en el 2003.

¿Tendrá el suficiente valor, la legítima convicción, Rafael Delgadillo para sacrificar sus ambiciones ante Damián Zepeda y David Galván, diciéndoles que los panistas de Cajeme no aprueban un frente municipal, porque prácticamente los obligaría a dejar de ser la segunda fuerza electoral, como se ha demostrado en varios procesos, y que no puede ni debe hipotecar las convicciones de la militancia y de los simpatizantes, quienes ya le han otorgado a su partido triunfos históricos con Adalberto Rosas, Jesús Félix Holguín, Manolo Barro, más los que no les han reconocido y arrebatado perversamente?

Le saludo, lector.