Vertiente

¿Meade palomeará al aspirante al Senado?.- Sonora en efervescencia política.- En Cajeme persiste la incertidumbre, porque los capitanes de mesones del PRI, no llegan a acuerdos por candidato o candidata a la alcaldía

No hay plazo que no se cumpla.

Sonora, al igual que todo el país, entra a la efervescencia de designación de candidatos, precampañas, registro de plataformas electorales, inscripción de abanderados y campañas.

Se trata, pues, de un ejercicio que se repite cada tres años, en el caso de candidaturas locales; y seis, en lo referente a federales, donde entra en actividad la parafernalia ejercida por la Presidencia de la República, con el consabido elitismo de acuerdos entre grupos y partidos. Pactos entre las sombras de las fuerzas del poder. Exclusión de actores políticos incómodos, utilizando la perversidad si es preciso. Y olvido e irreverencia para quienes deberían ser los personajes centrales de tan absurdas comedias; los militantes de partidos, los ciudadanos de a pie  sin obediencia a siglas y colores: los propietarios de los votos.

Cajeme está ya en ese juego de los pocos donde se requiere, para que tenga validez, la participación de los muchos.

Hasta el momento, los partidos han guardado silencio sobre los perfiles que enarbolarán sus siglas por el Distrito 06 electoral y el escaño en el Senado.

Solamente asoma su mano ciudadana de aspirante independiente, Terencio Valenzuela; quien, por su trayectoria humana, surgida de las raíces del pueblo, con probada acta de confirmación como hijo de la cultura del esfuerzo, se prepara, luego de haber obtenido la aprobación del INE, a dar la batalla desde el 30 de marzo hasta llegar, días antes, al punto clave de la jornada electoral del domingo 1 de julio.

El PRI, ha venido manejando hasta el último momento, la opción de Marcelo Calderoni Obregón, para la citada demarcación federal. Sin embargo, cuida los tiempos, porque podrían reservar ese espacio para quienes se mencionan en pos de la alcaldía (Denisse Navarro, Anabel Acosta, Emeterio Ochoa, Abel Murrieta, Armando Alcalá, Omar Guillén, Juan Leyva) y que, como compensación, al quedar fuera alguno de los ahijados de los timoneles de mesones, podrían exigir dicha alternativa antes de que se cumplan los plazos.

En el caso del Senado, esta designación, sin duda, corresponderá ejercerla al aún precandidato José Antonio Meade, quien, si su sentido común y las estadísticas electorales de verdaderos generadores de votos lo convencen (que es lo que realmente requerirá en el proceso), tendría que decidirse por el actual secretario de Sedesson, Rogelio Díaz Brown, mismo que en la jornada por la presidencia municipal de Cajeme en 2012, marcó una cifra de sufragios impresionantes; 100 mil 823 boletas a favor, contra su oponente del PAN, Eloísa Flores, que sólo rebasó los 46 mil, a pesar de que tuvo los astros alineados, ya que Cajeme, el Estado y el País, estaban en manos de su partido.

Aunque, por supuesto, tal designación hacia la Cámara Alta, podría ignorar los cauces de quienes den certidumbre en las urnas, porque en política todo puede suceder y lo evidente se vuelve humo, ya que así lo establecen los usos y costumbres de la nomenclatura.

El PAN, PRD y MC, se mantienen a la expectativa en sus anhelos de lograr la Alcaldía, ante la esperada concreción del Frente Sonorense, a pesar de que la coordinadora estatal de Movimiento Ciudadano, María Dolores del Río, expuso hace un día que su instituto va solo. Pero Lola dejó una ventana abierta para los Municipios que deseen incursionar en alianzas. De tal manera que por esa oquedad se podría colar el autoritarismo de Damián Zepeda y David Galvan, para obligar al panismo cajemense que se doblegue y rinda sus banderas de segunda fuerza electoral.

Morena –analícelo usted-, se convierte en opción importante, no obstante que los sectores políticos contrarios traten de menospreciarla. Su crecimiento en las urnas el 1 de julio, será tal vez tocado por el oleaje que se prevé levante a nivel nacional Andrés Manuel López Obrador.

Le saludo, lector.