Vertiente

La lucha electoral se adelanta.- No fue fortuita la salida de Osorio Chong de la Secretaría de Gobernación.- MC perfila su plataforma electoral en Cajeme, encabezada por Gustavo Almada.- El PAN lanza un mensaje subjetivo, diciendo en el fondo que irá solo.- En el PRI persiste la indefinición

Toman forma, en el umbral de los tiempos definitorios establecidos por el INE y el IEE, los procesos electorales que vienen.

A nivel nacional, se hace hincapié en que el presidente Enrique Peña Nieto, montó una escena mediática involucrando a varios personajes y dependencias, sólo para lograr un objetivo preciso: sacar inmediatamente a Miguel Ángel Osorio Chong de la Secretaría de Gobernación, a quien supuestamente le atribuyen pactos con el gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral, acusando de desvío de recursos hacia las pasadas campañas priístas a la dirigencia anterior del tricolor, que estuvo a cargo del sonorense Manlio Fabio Beltrones. Pero que, el verdadero objetivo estaba centrado en reventar la candidatura de José Antonio Meade, no en perseguir presumibles actos de corrupción.

Ante esa situación, Peña Nieto tuvo que extirpar el tumor que amenazaba convertirse en cáncer, sacando del núcleo de poder desde donde podía manejar sus estrategias de venganza, a Osorio Chong, y nombrando nuevo titular de SeGob a Alfonso Navarrete Prida.

No se puede explicar de otra manera la inesperada turbulencia creada por el mandatario de Chihuahua, con el señuelo de la persecución del ex gobernador César Duarte en la maduración del proceso electoral que vive el país, actuando con suma seguridad, quizás por el respaldo que se le brindaba desde Bucareli, y sintiéndose capaz de enfrentar a Manlio, a quien no le respondió cuando alzó la voz y señaló que no permitiría se le injuriara con acusaciones de manipulables testigos protegidos.

Por supuesto que el presidente Peña Nieto no actuó para defender a Beltrones, quien, ciertamente es combatiente de muchas batallas, sino para salvar a su candidato ciudadano, desligado de responsabilidades partidarias, pero no ignorante de desmanes de gobierno…

Por lo que se refiere a Cajeme, Movimiento Ciudadano prácticamente formalizó la plataforma de candidatos encabezada por Gustavo Almada, avalando esa decisión partidaria la dirigente estatal María Dolores del Río.

Buscarán las diputaciones locales, Distrito 15, Carlos Carrizosa; Distrito 16, Ernesto Mitre, y en pos del Distrito 17 irá el actual regidor Enrique Estrada Chong. El siguiente paso será marcar registro en tiempo y forma ante los respectivos consejos del IEE.

El PAN, por su parte, emitió ayer un breve boletín de prensa informando del acuerdo unánime de su Consejo Político, en el sentido de que se lanzará convocatoria, abriendo el registro a militantes y ciudadanos que aspiren a la candidatura por la Presidencia Municipal.

Cierto, ni María Dolores del Río, ni el dirigente municipal azul, Rafael Delgadillo, han querido aceptar que subjetivamente se entiende que sus partidos no van en alianza, y como en política sigue siendo válido el axioma reyesheroliano de que la forma es fondo, todo indica que cada quien mostrará su poderío desde trincheras propias.

Y, por supuesto, en el PAN, la contienda interna para sacar abanderado de planilla, sería entre Andrés Salas, Rafael Delgadillo, y una dama, la de mayores activos, Nydia Rascón.

¿Qué decir del PRI? Solo que el hecho de poseer tantos aspirantes y con padrinos de fortaleza probada, lo mantiene aún indeciso, porque aspira a que se repita el carro completo.

Por ello, sus dirigentes estatales y locales, están siendo muy cuidadosos en la definición del perfil de su candidato o candidata, que bien podría ser Emeterio Ochoa, o poner en la balanza la trayectoria, experiencia, trabajo a ras de tierra con la gente, entre Denisse Navarro y Anabel Acosta, sin olvidar a Abel Murrieta, de sólida presencia y capacidad para el debate.

Le saludo, lector.