Vertiente

“Esto apenas comienza”, dijo Adrián.- Cumplieron, Emeterio Ochoa y Abel Murrieta, el primer paso de sus aspiraciones a convertirse en candidatos del PRI a la alcaldía de Cajeme.- ¿La unidad priísta será rebasada por ambiciones de grupos?

Registraron sus aspiraciones a la candidatura por la Presidencia Municipal de Cajeme, ayer, Emeterio Ochoa Bazúa y Abel Murrieta Gutiérrez.

El primero en llegar a la sede priísta, fue Abel, donde se encontraba una nutrida asistencia de sus seguidores, destacando los integrantes del Distrito de Riego, empresarios y el ex alcalde Ricardo Bours Castelo.

Luego de cumplir con su cometido, el ex Procurador de Justicia dirigió un mensaje sobre su trazado en el servicio público.

Posteriormente, a las 9:30 horas, arribó Emeterio, acompañado de su esposa y del dirigente estatal de la CTM, Javier Villarreal Gámez, de los diputados Kiki Díaz Brown, Brenda Jaime, Omar Guillén y Rafael Buelna. Hizo referencia a su labor como servidor público y como legislador a favor de Cajeme, reafirmando su voz completa y su solvencia moral.

Ambos entregaron a la Comisión de Procesos Internos presidida por Adrián Manjarrez Díaz, documentos personales, fotografías, carta compromiso, certificado de no antecedentes penales, comprobante de domicilio,  que exige la convocatoria y que contempla otros requisitos que los valide para participar en la elección interna, “porque son, hasta el momento, aspirantes a precandidatos del PRI a la alcaldía”, como expresó Manjarrez Díaz.

Los siguientes pasos para Murrieta Gutiérrez y Ochoa Bazúa, se encaminan a presentar un examen sobre conocimientos generales del PRI, sus documentos básicos, declaración de principios, estatutos, etc. Asimismo entregar constancia de que sus aspiraciones son respaldadas por integrantes de seccionales, consejo político y militantes.

Y, las fases definitorias, se concentran en las planillas de delegados que presentarán los pretensos el 20 de febrero, cuyos integrantes serán quienes participarán en la elección del candidato el once de marzo.

Luego seguiría el registro ante el Instituto Estatal Electoral del ungido, del 1 al 5 de abril, para disponerse a abrir campaña de 40 días con inicio el 19 de mayo y conclusión el 27 de junio.

Como bien dijo Adrián Manjarrez, “el proceso del PRI apenas comienza”. Falta, pues -esto lo digo yo-, ver los desenlaces y las reacciones que causará entre los equipos de los precandidatos, un fallo no favorable por parte de la Comisión de Delegados.

Además, nadie olvida, menos la ciudadanía sin partido, que se mueven con luz propia otras opciones, como los casos de Rodrigo Bours con la figura de candidato independiente, manejando un proyecto encaminado a darle voz y autoridad a los sectores de Cajeme a través de regidores que despacharían en colonias y comunidades, aunque le falta a éste, incluir en sus planes de gobierno la revocación de mandato.

Y luego, está también Gustavo Almada, de MC, quien sí contempla en su propuesta municipal la intervención de la ciudadanía en la primera mitad del trienio para revisar el comportamiento y la efectividad del Ejecutivo, y a través de su voto invalidar su poder, es decir, sacarlo de la administración municipal.

Morena está en proceso de nominar su planilla municipal y fórmulas de diputados; mientras que el PAN, borra, inexorablemente, su categoría de segunda fuerza en Cajeme.

Le saludo, lector.