Share |

Evite consumo de bebidas azucaradas para mitigar el calor: nutriólogo del IMSS

Su ingesta en grandes cantidades se asocia al riesgo de aumentar kilos y por lo tanto desarrollar sobrepeso y obesidad, así como enfermedades cardiovasculares y diabetes
Bebidas azucaradas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social en Sonora, hace el llamado a la población a evitar el consumo excesivo de bebidas azucaradas para mitigar el calor, ya que su ingesta en grandes cantidades se asocia al riesgo de aumentar kilos y por lo tanto desarrollar sobrepeso, obesidad, así como enfermedades cardiovasculares y diabetes.

El coordinador delegacional de nutrición, Fredy Nava Raygoza, destacó la necesidad de cambiar el estilo de hábitos para hidratarse, pues es común que en esta temporada de calor la gente recurra al consumo de bebidas azucaradas y refrescos, en vez de tomar la cantidad necesaria de agua natural para reponer niveles perdidos.

"Un alto consumo de azúcar provoca resistencia a la insulina, problemas de sobrepeso y diabetes, es importante llevar a cabo una dieta equilibrada no solo en lo alimenticio, sino también en la ingesta de líquidos: las bebidas azucaradas y refrescos aportan mayores niveles de energía que muchas veces no los usa el cuerpo", explicó.

El especialista subrayó que es un error tratar de reemplazar la pérdida de agua y electrolitos con bebidas azucaradas o gaseosas, pues el estado de saciedad a la sed es temporal, ya que si bien es cierto que sí aportan cierta cantidad de agua, su contenido calórico es elevado, por lo tanto al poco tiempo habrá sed nuevamente.

Recomendó para esta temporada consumir de dos a tres litros de agua natural, incrementar la ingesta de fruta fresca para mantener los niveles de hidratación y en casos donde se presentan perdidas excesivas por exposición al sol, es necesario el consumo de electrolitos a través de sueros orales para evitar la deshidratación.

"Los sueros se deben tomar de manera pausada, ya que su ingesta en cantidades excesivas también pueden provocar una reacción contraria como la perdida de líquidos, el cuerpo así reacciona cuando le suministras algo en cantidades mayores a lo que realmente requiere para su bienestar y funcionamiento adecuado", explicó.