Share |

Destaca IMSS Sonora la importancia de cuidar la alimentación de los niños en vacaciones

Una dieta saludable contribuye al sano crecimiento y desarrollo de los menores; exhorta especialista del IMSS a no descuidar en los niños los horarios de comida y elegir comidas y bebidas saludables
Una alimentación saludable en vacaciones sugiere el IMSS.

El Instituto Mexicano del Seguro Social en Sonora, destaca a los padres de familia la importancia de cuidar la alimentación de sus niños en estas vacaciones, ya que es común que en esta época se modifique la rutina diaria, en la cual se alteran los horarios para dormir e incluso comer a lo largo del día.

El coordinador delegacional de Nutrición, Fredy Nava Raygoza, subrayó que es de vital relevancia que los padres procuren no afectar la alimentación de sus niños en este periodo de descanso y el contar con refrigerios o botanas saludables en el hogar puede resultar una buena opción nutricional.

"Se recomienda brindarles frutas, verduras, quesos frescos, galletas integrales y lácteos, para favorecer su hidratación es mejor el agua natural en vez de bebidas azucaradas o refrescos, es necesario moderar el consumo de dulces y frituras, sobre todo cuando están frente a la televisión", expuso.

Por el desfase de horario en vacaciones, indicó, los niños llegan a realizar hasta dos comidas diarias, sin embargo existen casos contrarios donde los pequeños comen durante todo el día, por ello la importancia de incluir refrigerios saludables que les ayuden a mitigar la ansiedad y el antojo.

El especialista resaltó que saber elegir la calidad y cantidad de los alimentos que consumen los menores, evitará que regresen a clases con kilos de más o con hábitos que solo afectarán su salud, como el consumo excesivo de comida chatarra que a futuro puede provocar sobrepeso u obesidad.

"Las alteraciones en la alimentación hacen que los niños suban de peso y esto da origen a problemas metabólicos, todo por dejar que los pequeños coman lo que quieran y a la hora que sea, bajo el argumento que están de vacaciones, lo cual es un error común en los padres, pues es algo perjudicial", señaló.

Nava Raygoza agregó que la mayoría de estos problemas es porque los niños caen en el sedentarismo al permanecer mucho tiempo con los video-juegos, la televisión o encerrados en cuartos refrigerados por las altas temperaturas, aunado al consumo de alimentos con alta densidad calórica.

"Es importante que una vez que desciendan las temperaturas o la luz solar, los niños desarrollen alguna actividad física, pues de lo contrario, los periodos prolongados de ayuno y el descontrol en la ingesta de alimentos, su metabolismo se encargará solamente de formar tejido adiposo", dijo.