Share |

Confían ahorradores de “El Arbolito” que ahora sí les pagarán

Rigoberto Guillén Rodríguez, representante de un grupo de ahorradores de "El Arbolito".

 

Por Francisco Angulo Albestrain

El grupo de ahorradores que en su momento depositaron sus recursos en la sociedad de ahorro y préstamo denominada Crédito y Ahorro del Noroeste, más conocida como “El Arbolito” y que aún no han recibido su dinero ahorrado, confía en que este año por fin se les hará justicia, manifestó Rigoberto Guillén Rodríguez.

El líder de una parte de los ahorradores hizo saber que dicha confianza se centra en que la autoridad federal ha dado muestras de voluntad para resolver la situación de las 35 mil personas que aún quedan sin la ansiada justicia.

A este respecto, dijo que en noviembre pasado sostuvieron una entrevista con Roberto Gómez López, director del Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) de la Secretaría de Hacienda en Sonora, quien los remitió posteriormente con el Juez de Distrito de Procesos Mercantiles en la capital del estado, Mario Alejandro Moreno Hernández, quien les aseguró que en unos días más habría una respuesta positiva, lo que cumplió.

Para la fecha que éste les dijo –continuó--, les consiguió un 3.5 por ciento del total de los ahorros que se les debe a cada quien y se les entregó esta cantidad mediante un cheque personal, lo que es motivador ya que antes nadie les había dado resultados positivos.

En unos días más –afirmó—acudirá de nuevo una comisión a la ciudad de Hermosillo, para entrevistarse de nueva cuenta con este último, quien deberá darles noticias acerca del resto de los recursos que se les deben, de los cuales esperan recuperar por lo menos el 70 por ciento.

Es sabido que existen 110 millones de pesos entre activos y pasivos de la sociedad de ahorro y préstamo, con los que alcanza para pagar dicho porcentaje el total de los afectados con el cierre de “El Arbolito”, aseguró.

Para concluir, afirmó que un punto que no se ha definido, es lo que pasará con familiares de los ahorradores fallecidos esperando la restitución de su dinero.