Vertiente

Prevalece el legado de don Faustino Félix Serna.- Fue recordado por la clase política, familiares y amigos en el 31 aniversario de su muerte.- Ochoa Reza, dirigente del PRI nacional, le da matiz electorero a la captura de Javier Duarte

Lo reitero ahora. El tiempo se encargó de limar las asperezas que las pasiones de los años 60 y 70, pretendieron sembrar en la personalidad y trayecto político de don Faustino Félix Serna.

La crónica colectiva de la historia de Cajeme y de Sonora, traza un horizonte maduro de la realidad. Narra con exactitud la herencia colectiva de un hombre que se propuso, al asumir la gubernatura, servir a su terruño, convocando a inteligencias y perfiles notables de su época, como Tomás Oroz Gaytán, Gabriel Villegas Maytorena, Rolando García Urrea, Ángel López Gutiérrez, entre muchos ciudadanos, quienes supieron conjugar el esfuerzo de su generación alumbrando nuevos caminos en educación, salud, economía, deporte, investigación y prácticas agrícolas, que se constituían en reclamo urgente de un Sonora al que le urgía despojarse de las ataduras a que la tenían sujetas fuerzas egoístas y conservadoras.

Ayer, en el panteón Del Carmen, familiares y amigos de don Faustino, encabezados por su hijo y su nieto, el ex alcalde y el actual alcalde de Cajeme, Faustino Félix Escalante y Faustino Félix Chávez, los asistentes honraron la memoria y la palabra de quien fue un gobernante ejemplar, el que ha pasado incólume la prueba del tiempo, que suele ser el juez más severo de los integrantes de la clase política.

El secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, llevó la representación de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano. Presentes los exalcaldes Faustino Félix Escalante y Sergio Gastélum de la Vega; el presidente municipal de Huatabampo, Heliodoro Soto; diputados locales, el dirigente del PRI estatal, Gilberto Gutiérrez Sánchez, y del PRI Cajeme Andrés Rico Pérez; integrantes de la legendaria Vieja Guardia Faustinista.

Si en verdad el presidente Enrique Peña Nieto está dando pasos importantes para sembrar y hacer florecer la semilla de la justicia, y limpiar las instituciones de la mala yerba de la corrupción, su propio partido –PRI-, está impidiendo que esa decisión se vea en su dimensión transparente y exacta, desviándola hacia una torpe concepción electorera.

Porque, realmente, es lo que está haciendo el dirigente nacional del tricolor, Enrique Ochoa Reza, quien ha magnificado la aprehensión del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, convirtiendo ese hecho de estricta justicia, en abono para que crezcan los votos a favor del PRI en las elecciones de junio por las gubernaturas del Estado de México, principalmente; Nayarit, Coahuila, y 270 Ayuntamientos en Veracruz.

La percepción de la ciudadanía, con esa triangulación que Ochoa Reza pretende darle al encarcelamiento de Duarte de Ochoa, la lleva a concluir que la detención del exgobernador en tiempo y fechas claves son fuegos fatuos encaminados a iluminar conciencias el día de las elecciones -4 de junio-.

Y, por supuesto, en esa madeja de premisas y silogismos, los mexicanos concluyen que, en realidad, Enrique Ochoa Reza, no se manda solo, y todo podría obedecer a un diseño de ingeniería electoral de alta escuela. Es decir, antes como antes, y ahora como ahora…

Le saludo, lector.