Share |

Comercios de Cajeme: modernizarse o morir

Deben cambiar los empresarios sus prácticas de negocio, afirma Arturo Knapp Ramos, presidente de Canaco

 

Por Francisco Angulo Albestrain

Para el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Ciudad Obregón Arturo Knapp Ramos, los comerciantes de Cajeme deben tomar la decisión urgente de modernizar sus prácticas de negocio o dejar que sus empresas mueran, ante la oleada de empresas que se instalan actualmente en la localidad.

“No estamos en contra de que las nuevas empresas lleguen a Ciudad Obregón y el sur de Sonora en general; somos nosotros los que debemos cambiar nuestra forma de hacer negocios para poder sobrevivir”, afirmó el también comerciante en materiales.

Knapp Ramos mencionó que hay quienes critican la llegada de nuevas inversiones al decir que están acabando con los negocios locales, y al respecto consideró que “nunca es tarde para empezar a tratar de recuperar los comercios de la ciudad”.

Cuestionado en relación con la embestida de los grandes comercios que hoy tienen las farmacias y los pequeños negocios de abarrotes, entre otros, afirmó que “eso nos pasó hace unos años a los que nos dedicamos a la venta de materiales para construcción, que tuvimos que buscar nuevos esquemas para levantar nuestras ventas”, por lo que estimó que siempre hay alternativas, como la que ellos encontraron en su momento, al tomar las oportunidades que la vida les puso en el camino para recuperar su economía, ya que “siempre habrá programas, ya sea federales o estatales, o de las mismas empresas proveedoras, para hacer frente a la competencia y salir adelante”.

Para concluir, sólo como un dato para reflexionar, hizo saber que en sólo el sexenio que está por concluir, más de un millón de negocios cerraron sus puertas en México “pero no fue por la falta de apoyos o programas, sino por no modernizarse”, afirmó categórico.