Deben las políticas públicas garantizar la autosuficiencia alimentaria

Así lo manifestó José Luis calva Téllez, expositor durante el Foro Sur Sonora

 

Por Francisco Angulo Albestrain

De 2005 a la fecha, en México se han triplicado los precios de los cereales, con el consiguiente crecimiento de la pobreza alimentaria, ello derivado de deficientes políticas gubernamentales, señaló José Luis Calva Téllez.

El conferencista con el tema “Dependencia alimentaria y políticas públicas para superarla” durante el Foro Sur Sonora Agua y alimentos “Hacia un nuevo modelo de desarrollo regional sustentable”, manifestó que las políticas públicas deben ir encaminadas a garantizar la alimentación del pueblo mexicano.

La utilización de los granos como fuente de producción de biocombustibles ha sido uno de los factores que ha provocado su encarecimiento en el mercado global, y esto ha afectado la cuestión alimentaria, sobre todo de países en desarrollo como el nuestro, mencionó el experto.

Asimismo, la especulación financiera que se registra en este rubro, ha provocado que se disparen los precios de los alimentos y se genere la volatilidad en dichos mercados, lo cual México no ha aprovechado, aseguró.

Nuestro país se abrió a la competencia internacional con el Tratado de Libre Comercio con América del Norte y otras áreas, sin estar suficientemente preparados, siendo el campo el sector más vulnerable y el que primero se abrió a la competencia, además de que el Estado retiró la inversión en el sector agropecuario por considerarlo paternalismo, lo cual vino a acarrear problemas de liquidez al sector, añadió.

Criticó que en el Valle del Yaqui, uno de los más productivos del país, se haya dejado de invertir en acciones que vengan a apoyar el ahorro en el gasto y señaló la falta de revestimiento de canales como un factor que encarece la producción y ha evitado producir en promedio un millón de toneladas de soya por año, con el agua que se hubieran ahorrado al aplicar dicha medida.

Si otros países, incluso los más desarrollados –Estados Unidos como ejemplo—tienen políticas públicas que protegen a sus sectores productivos, México debe reconsiderar las suyas y proteger al sector agropecuario, para con ello garantizar el abasto de alimentos, dijo para concluir.