lunes, abril 15, 2024
Inicio El largo y sinuoso camino rumbo a Palacio Nacional

El largo y sinuoso camino rumbo a Palacio Nacional

Aunque parezca increíble y contradictorio, la fortaleza y la debilidad de la ex jefa de gobierno de la Ciudad de México radican en la figura de AMLO.

A partir de éste lunes 20 de noviembre inicia formalmente el largo y sinuoso camino rumbo a Palacio Nacional, tanto Claudia Sheinbaum como Xóchitl Gálvez se aprestan para la batalla.

Claudia Sheinbaum, la abanderada de MORENA, arranca con el peso de una ventaja que fluctúa entre el 16 y el 50 por ciento, según las encuestas.

Las estimaciones que ubican a Sheinbaum Pardo como puntera, resultan hasta cierto punto artificiales pues dependen de los niveles de aprobación del presidente López Obrador.

En las últimas semanas, las encuestas revelaron una caída del 21 por ciento de aprobación a la gestión del fundador de MORENA.

Aunque parezca increíble y contradictorio, la fortaleza y la debilidad de la ex jefa de gobierno de la Ciudad de México radican en la figura de AMLO.

Así, en largo camino hacia la jornada electoral, no todo está escrito y sumando las fracturas y el desgaste interno del partido oficial, la ruta no es fácil.

Xóchitl, el PAN y el lastre de Alito

Por otra parte, para Xóchitl Gálvez, el largo y sinuoso camino rumbo a Palacio Nacional es todavía más complejo.

Las diferencias entre los partidos que integran el llamado Frente Amplio por México, afectan su crecimiento como candidata.

Aunado a lo anterior, Gálvez Ruiz no alcanza los niveles de conocimiento que tiene la candidata de López Obrador.

Sin embargo, no hay que dejar de lado que el PAN es la segunda fuerza política en el país y si los panistas logran reducir el lastre que significa correr con el PRI, las cosas cambiarían.

En una eventual toma del control absoluto de la campaña de Gálvez Ruiz, el PAN podría acortar distancia y ser realmente competitivo.

El desprestigio de Alito Moreno y del PRI es una piedra demasiado pesada y el futuro del bloque opositor depende en gran medida de que le aten las manos.

La dispersión de los votantes

El escenario no es el más propicio para que se registre un vuelco en las preferencias ciudadanas, el liderazgo de López Obrador es todavía fuerte.

La elección presidencial del 2 de junio no es precisamente el decidir entre Sheinbaum y Gálvez, se trata el votar por AMLO o por los demás.

El entorno tampoco se presta para los contrastes, el país está polarizado por lo que la estrategia oficial será la de dispersión de los votantes.

En esta vertiente, Movimiento Ciudadano y su candidato Samuel García serán un factor determinante en la victoria.

La ultraderecha podría influir

Además, existe la probable participación del aspirante independiente, Eduardo Verástegui, abanderado de la ultraderecha que pudiera ser una sorpresa.

El actor, comparado con Donald Trump, Jair Bolsonaro, Nayib Bukele y el electo presidente de Argentina, Javier Milei, podría frenar a la oposición.

El entorno del largo y sinuoso camino rumbo a la presidencia de México, no estará libre de sorpresa.

Algunas encuestas estiman una participación del 63 por ciento del padrón electoral, es decir todo se decidirá con los votos de poco más 61 millones de ciudadanas y ciudadanos.

Un escenario incierto

Aunque todavía falta mucho para el domingo 2 de junio, hasta la fecha, Claudia Sheinbaum mantiene una ventaja que no parece imposible.

Más que una batalla desigual, el proceso dependerá de la estrategia; se advierte que para antes de que termine 2023, Xóchitl Gálvez acorte distancia.

En caso de que la abanderada opositora logre reducir la ventaja y ubicarse con el 16 por ciento de las preferencias, el final no sería el previsto.

Tiene que subirse a la bicicleta, recomiendan los que saben.

TE PUEDE INTERESAR: Operadora de Marcelo Ebrard renuncia a MORENA

Artículos Relacionados
- Advertisment -Dra.Barreras

MÁS LEÍDAS