lunes, abril 15, 2024
Inicio Xóchitl Gálvez, crónica de una batalla fallida

Xóchitl Gálvez, crónica de una batalla fallida

Rodeada por un grupo que tiene demasía de cabezas, Gálvez Ruiz luce desorientada, no ha encontrado el norte y mucho menos el rumbo.

Aunque todavía queda relativamente mucho tiempo, Xóchitl Gálvez, la aspirante presidencial del Frente Amplio por México es la protagonista de la crónica de una batalla fallida.

Todo indica que se está escribiendo de nueva cuenta una historia similar a la de Josefina Vázquez Mota quien tampoco concretó su aspiración presidencial.

La abanderada del FAM no logrado remontar su caída y aunque si bien es cierto, Claudia Sheinbaum tampoco avanza, el caso de Xóchitl es más grave.

Cuentan los que saben que a la casi candidata presidencial se le ha impuesto una serie de candados que inhiben su crecimiento.

Rodeada por un grupo que tiene demasía de cabezas, Gálvez Ruiz luce desorientada, no ha encontrado el norte y mucho menos el rumbo.

En el bunker, están su esposo y sus hijos; Vázquez Mota y todo un mosaico de genios que hasta la fecha no han ganado nada.

Lo más grave, señalan los cercanos, es la reciente incorporación de Max Cortázar, que está marcado con el estigma del calderonismo.

Pero todavía hay otra situación mucho más grave, Santiago Creel, el coordinador de campaña es el otro factor considerado de alto riesgo.

Creel Miranda parece no coordinar nada y solo está presente como esfinge, no opera.

Batalla fallida y el fantasma del chepinazo

Aunque todo pudiera ser una estrategia dado que no tiene competencia interna y el tiempo de precampaña es solo para posicionar, el tiempo por otra parte, no permite experimentos.

Dicen que en la promoción no importa si se habla mal o bien del personaje, lo que realmente es que se hable.

Sin embargo, la imagen de Gálvez se ha deteriorado, sus repetidos tropezones han significado que se le vea como improvisada y sin talento.

Por otra parte, ha trascendido también que se ha impuesto una ley mordaza, la aspirante presidencial “no puede hablar mal del presidente López Obrador”.

La estrategia de no señalar al todavía presidente evita contrastes y exhibe incapacidad para polemizar; pone freno al debate.

Guardar silencio sobre las pifias presidenciales es un error que alienta el desencanto y desinforma; MORENA no es el gobierno.

Al presidente hay muchas cosas que pueden cuestionársele, inseguridad, salud o autoritarismo son puntos que darían impulso.

No tocar al presidente y sus dislates, es un fallo que huele a derrota.

Así las cosas, en el primer capítulo de una batalla fallida, Xóchitl Gálvez ya está en el altar de los sacrificios; todo está listo para otro chepinazo

La abanderada presidencial está frenada, en los primeros sondeos, sigue lejos de Claudia Sheinbaum, no despertarla es lo mismo que declarar desierta la candidatura.

El bloque opositor solo busca espacios en el congreso, todo indica que no va por nada más.

TE PUEDE INTERESAR: Blásquez, “el propagandista de ysq” pretende ser alcalde de Tijuana

Artículos Relacionados
- Advertisment -Dra.Barreras

MÁS LEÍDAS